La Obligación Sinalagmática.

La obligación relaciona la exigencia de una persona con el deber de prestar de otra. Cuando el binomio exigencia – deber de prestar aparece aislado, como si yo prometo el regalo de una bicicleta a mi sobrino, nos hallamos ante una obligación simple. Mas cuando cada parte está dotada de una exigencia y gravada con un poder recíprocos, esto es, cuando cada relación se establece sirviendo de causa a la otra, de modo que ambas partes son, a la vez, deudores y acreedores, y por la misma razón, cuando la prestación de un contratante se quiere por el otro como equivalente de la que él realiza, podemos hablar de obligaciones sinalagmáticas.

El artículo 1.274 del Código Civil, dice que en los contratos onerosos se entiende por causa, para cada parte contratante, la prestación o promesa de una cosa o servicio por la otra parte: en una venta, así, causa es para el vendedor el precio y para el comprador la cosa, prestaciones nacidas ambas de un contrato único, y estrechamente vinculadas en la psicología de los contratantes y en equidad.

El legislador no ha proporcionado ha nuestro ordenamiento jurídico una definición del concepto de obligaciones recíprocas, que utiliza en artículos como el 1.100 y el 1.124 (ver artículos 1.289.1 y 1.303 del Código Civil), y doctrina y jurisprudencia tratan de perfilar sus contornos, especialmente, para señalar el ámbito de aplicación de la resolución por incumplimiento (artículo 1.124). A estos efectos, el recurso al artículo 1.274 del Código Civil permite situar la reciprocidad, no ya entre las obligaciones, sino entre los sacrificios y ventajas patrimoniales fundados en el contrato, que las partes han querido como equivalentes y recíprocamente condicionados.

No hay una notable diferencia entre onerosidad y sinalagma. Ambos existen en todo contrato en el que se intercambian prestaciones subjetivamente equivalentes y recíprocas, y persisten, en cuanto causa justificativa de la atribución, cuando las prestaciones se han hecho efectivas. Si una de ellas falla ulteriormente, la eficacia del sinalagma recobra su vigor. El hecho de que una de las prestaciones se haya realizado al constituirse el contrato, quedando la otra u otras a cargo de una sola de las partes (el ejemplo clásico es el del préstamo con interés), no suprime la realidad de la existencia de dos prestaciones correspectivas, y por tanto la posibilidad de aplicarles, con las adaptaciones requeridas por su diferente grado de cumplimiento, el artículo 1.124, el cual no presupone que ambas prestaciones se hallen todavía sin cumplir, es decir, siendo objeto de sendas obligaciones actualmente vigentes.

En contratos como el depósito o el mandato, pactada remuneración, se presentan sin lugar a duda dos obligaciones recíprocas. Pero en estos contratos, así como en el comodato (esencialmente gratuito), pueden surgir ulteriormente también obligaciones (indemnizar gastos de conservación) para el depositante, mandante o comodante, que no constituyen contrapartida o equivalente de su crédito. Estos créditos (que se hacían valer con la actio contraria en el sistema contractual romano) no son recíprocos o correspectivos, pues no nacen del contrato necesariamente, sino a partir de eventuales hechos posteriores. Se ha hablado, por ello, de obligaciones bilaterales imperfectas, o ex post facto, a las que no cabría aplicar la resolución por incumplimiento. En algunos casos el legislador acuerda un derecho de retención (artículos 1.730, 1.780, no en el comodato, artículo 1.747, todos ellos del Código Civil), con efectos en parte coincidentes con los de la exceptio non adimpleti contractus. Obligaciones ex post facto, no correspectivas, caben también en el desarrollo de contratos sinalagmáticos. Piénsese en los gastos del vendedor para conservar la cosa debida.

 

 

 

 

 

 

 

 

twitter.com/CanoAdvocats

 

Artículos Relacionados.

El Principio de Responsabilidad por Culpa.

Entre otras muchas, la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha de 5 de octubre de 1.994 señala que “el principio de responsabilidad por culpa es básico en nuestro ordenamiento positivo, cuya aplicación requiere por regla general, la necesidad ineludible de un reproche culpabilístico al eventual responsable del evento dañoso, y si bien es cierto que la jurisprudencia de la Sala ha evolucionado en el sentido de objetivizar la responsabilidad extracontractual, no lo es menos que tal cambio se ha hecho moderadamente, recomendando una inversi&oacu

Compraventa A Plazos De Bienes De Consumo.

Me voy a referir en este post a la compraventa de bienes de consumo o la contratación de prestación de servicios cuyo pago se realiza a plazos mediante el crédito concedido por una entidad financiera. Seguro que todos hemos hecho una compraventa o hemos contratado una prestación de servicios utilizando esta fórmula. Se da la intervención de tres partes pero de una forma muy rápida y poco “visible”, utilizándose mucho en la adquisición de vehículos o bienes muebles de consumo de cierto valor.

Seguros De Vida. Sobre La Obligación De Comunicar Al Asegurador Todas Las Circunstancias Que Agraven El Riesgo.

Conforme a lo dispuesto en el artículo 11 de la Ley de Contrato de Seguro, <<…el tomador del seguro o el asegurado deberán durante el curso del contrato comunicar al asegurador, tan pronto como le sea posible, todas las circunstancias que agraven el riesgo y sean de tal naturaleza que si hubieran sido conocidas por éste en el momento de la perfección del contrato no lo habría celebrado o lo habría concluido en condiciones más gravosas>>.

 

La Excepción de Contrato no Cumplido.

“Exceptio Non Adimpleti Contractus”. Locución latina que significa excepción de contrato no cumplido. Es aplicable al caso de que, en los contratos bilaterales, una de las partes no cumpla con su prestación o no se allane a cumplirla simultáneamente; entonces, por esta exceptio, la otra puede abstenerse de cumplir la suya.

Procedimiento Monitorio: La Posición del Deudor ante el Requerimiento de Pago. (II).

Acabábamos refiriéndonos en el último post a la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, de 20 de septiembre de 2003, como referencia respecto a la fijación de la idea de que los motivos esgrimidos en la oposición de monitorio deben ser los mismos que los que puedan utilizarse en el juicio posterior.

Procedimiento Monitorio: La Posición del Deudor ante el Requerimiento de Pago.

Ante el requerimiento de pago el deudor puede adoptar las siguientes posturas procesales:

a) no contestar en el plazo de 20 días, provocando que el juzgado dicte auto despachando ejecución (artículo 816.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en adelante LEC);

 

Procedimiento Monitorio.

Existe el problema entre los pequeños/medianos empresarios y/o autónomos del impago por parte de clientes, proveedores, etc… de importes que no superan los 30.000 euros y que condicionan sobremanera la viabilidad de sus negocios. Se tiende a pensar, o circula el tópico, o asunción, de que todo va a tardar mucho y que se va a tener que hacer un gasto en letrado y procurador que no va a compensar.

No debí firmar. ¿Toca Claudicar?

Nos puede pasar algún día, si es que no nos ha pasado ya, que firmemos algo que vaya contra nuestros intereses. Lo fácil puede ser optar por esconder la cabeza debajo del ala y no airear mucho el tema para evitar que el amigo/s de turno (que siempre lo hace/n todo bien) nos diga lo tontos que somos por firmar algo sin haberlo leído bien antes. Pero el sentido común nos debe llevar a buscar soluciones a los problemas cuando se plantean, siempre y cuando ello sea posible.

 

Más sobre Las Arras. La Pena Convencional.

Estrictamente, la pena convencional no forma parte ni debe clasificarse dentro de las arras o como un tipo de arras.

No obstante, el título de este escrito ha sido escogido de forma expresa, atendiendo a la enorme confusión que siempre ha existido en relación a las dos figuras entre los profesionales del derecho, la doctrina y la jurisprudencia.

Las Arras (II).

Artículo 1.454 del Código Civil. Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas duplicadas.

En cuanto a los distintos tipos de arras el Tribunal Supremo es bastante coherente a lo largo del tiempo, dependiendo mucho sus aparentes oscilaciones de las circunstancias del caso y la convicción a que haya llegado el sobre la voluntad de las partes.

Las Arras.

En un primer acercamiento, podemos decir que, en general, las arras consisten en uno o varios objetos tangibles y generalmente fungibles – casi siempre una suma de dinero – que el obligado entrega al acreedor.

Sin embargo, si queremos concretar más, hemos de proceder a una clasificación como la siguiente:

 



Compartir:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta nos sirve para comprobar que no eres un programa de respuestas.
10 + 8 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Distribuir contenido