Conducción Temeraria.

Artículo 379. Código Penal.
1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.
2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Artículo 380. Código Penal.
1. El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.
2. A los efectos del presente precepto se reputará manifiestamente temeraria la conducción en la que concurrieren las circunstancias previstas en el apartado primero y en el inciso segundo del apartado segundo del artículo anterior.

  

Hace unas semanas salió a la luz una sentencia (que se adjunta con este artículo, mirar al final del escrito) que llamó la atención de los medios de comunicación por la sorpresa que causó el hecho de que fuese absuelto, de un presunto delito de conducción temeraria, el conductor de un vehículo que circuló en dirección contraria, a más velocidad de la permitida, debiéndole sortear como mínimo cuatro vehículos para evitar colisionar frontalmente contra él, y todo ello tras haber realizado el mismo un cambio de sentido en su marcha tras observar la presencia de un control policial de alcoholemia, ya que era un opositor y temió dar un resultado positivo en el hipotético test.

 

Personalmente la noticia me sorprendió menos cuando supe que el letrado del acusado era DON JOSEP ORIOL RUSCA NADAL, un penalista de capacidad, aptitudes y experiencia más que contrastada, que defendía este argumento desde hace tiempo. Recuerdo un catedrático que nos decía que la jurisprudencia la hacían los abogados y que los jueces sólo la ponían negro sobre blanco en el papel, y siempre he pensado que es así.

 

El caso es que con la reforma de la Ley Orgánica 15/2007 de 30 de noviembre de 2007, el artículo 380 del Código Penal regula la conducción temeraria, pero como mantiene el citado compañero de una forma algo más benévola que antes de la modificación, en el sentido de que ahora, conforme recoge el artículo 380.1 del Código Penal, exige que se den dos elementos como son a) la temeridad manifiesta y b) que se ponga en peligro concreto la vida o la integridad física de las personas.

 

Por su parte, el apartado segundo del mismo artículo (antes de la reforma era el 381), anteriormente señalaba que conducir con altas tasas de alcohol y velocidad desproporcionada, constituía temeridad manifiesta y concreto peligro para la vida o integridad física – ambas cosas - . Actualmente, la conducción con la “tasa de alcohol típica” – más de 0,60 mg – y con “velocidad típica” – más de 60 Km/h u 80 Km/h, según los casos – se reputará “manifiestamente temeraria”, no incluyendo el otro elemento del tipo del apartado primero, que es “el concreto peligro para la vida de las personas”. Por lo que se deduce fácilmente que conducir con la “velocidad típica” y la “tasa de alcohol típica”, no es suficiente para que se de el tipo penal de conducción temeraria, sino que además, en este supuesto, debe acreditarse que se ponga en concreto peligro la vida o la integridad física de las personas. Así desaparece de la presunción este segundo elemento, que deberá acreditarse de forma independiente.

 

En el caso concreto, hay circulación a velocidad superior a la permitida que pone en peligro la vida e integridad física de los otros usuarios de la misma, conforme a las declaraciones de los agentes de los Mossos d'Esquadra, pero falta el elemento típico de la conducción con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro, que requiere el artículo 380.2 en su remisión al inciso segundo del apartado dos del artículo 379.

 

Importante señalar aquí que siempre que se de el delito de conducción temeraria, absorve al de conducir a "velocidad típica" y también al de conducir con "tasas típicas" de alcohol, por lo que sólo procederá aplicar el delito de conducción temeraria, que es el delito especial y más grave.

 

 

 

P.D.: no puedo acabar este post sin referirme de forma especial a DON JOSEP ORIOL RUSCA NADAL, una rara avis en este mundo de la abogacía, no por sus capacidades como tal, que no las voy a descubrir yo, ni por sus más que conocidas cualidades docentes sino por su humildad, solidaridad y empatía con sus compañeros de profesión. Siempre dispuesto a echar una mano. Siempre cogiéndote el teléfono para cualquier duda. Cuántos te dicen: oye para lo que sea me llamas, y luego detrás no hay nada, sólo palabras… Pues en el caso de Oriol no, Oriol te lo dice y es verdad. Y se pone al teléfono y te atiende aunque apenas sepa quién eres, y si no le va bien ahora lo hace un poquito más tarde, pero no se le olvida.....

Moltes Gràcies Oriol.

 

 

 

 

 

 

twitter.com/CanoAdvocats

 

Artículos Relacionados.

Sobre El Acoso Sexual.

El delito de acoso sexual que recoge el artículo 184.1 de nuestro Código Penal se introdujo en el mismo en 1.995.

Sobre El Dolo Eventual.

El dolo, según la definición más clásica, significa conocer y querer los elementos objetivos del tipo penal.

Sobre Las Alcoholemias.

El hecho de que tras la modificación del artículo 379 del Código Penal, que tuvo lugar mediante la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, se señale de forma explícita en el segundo apartado de dicho precepto que, “(…) En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Conducción Temeraria y Esquizofrenia.

Atendiendo a la Sentencia Número 890/2010 del Tribunal Supremo, Sala 2ª, de lo Penal, de fecha de 8 de Octubre de 2010, podemos sacar diferentes conclusiones en relación a la posiblidad de que la esquizofrenia pueda actuar como eximente o no a la hora de valorar la existencia, más o menos mitigada, del elemento volitivo del supuesto sujeto infractor.

Elementos De La Conducción Temeraria.

La conducción temeraria exige dos elementos:

 

a) LA TEMERIDAD MANIFIESTA. Será conducción con temeridad manifiesta, la realizada con una notoria desatención a las normas reguladoras del tráfico, de forma valorable con claridad por un ciudadano medio. (Sentencia de la Audiencia Provincial (en adelante SAP) de Toledo de 25 de septiembre de 2009).

Obligatorio Ver este Vídeo.

Es muy duro sí. Es muy fuerte sí. Pero si nos sirve para darnos cuenta de lo fácil que es que de golpe todo se convierta en un drama, nos habrá servido de mucho.

 

Las Injurias, un Delito de Peligro.

Artículo 208 del Código Penal.

Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves.

AdjuntoTamaño
Conducción Teneraria.pdf459.32 KB


Compartir:

Por desgracia Sentencias como la de la AP Navarra de 2 de Junio de 2011 se desmarcan de esta interpretación:

"El mayor o menor acierto de la técnica legislativa no puede servir de apoyo para concretar las conductas temerarias a los supuestos del párrafo segundo; pues ello no se deduce del tenor literal del precepto, ni por lo tanto se ha producido vulneración alguna del principio de legalidad."

Pirueta lamentable, pero es lo que hay.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta nos sirve para comprobar que no eres un programa de respuestas.
1 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Distribuir contenido