litigiosidad

Hambre de Pleitear.

A la vista del éxito y la experiencia, concluyo que va siendo hora de aceptar la necesidad de claudicar ante el irrefutable hecho de que en nuestra profesión, el cliente se considere en condiciones de adoptar una posición equivalente, o en plano de igualdad, a la nuestra, los abogados, a la hora de dar su punto de vista, e incluso de que el mismo tenga tanto o mayor valor que el nuestro en las decisiones a tomar.

Distribuir contenido